viernes, 21 de diciembre de 2012

Una joya para tus oídos, SERGIO GUARNÉ

Es todo un placer dedicar la última entrevista del año de la sección “Una joya para tus oídos” a un grande, Sergio Guarné. El director del Conservatorio Profesional de Música Miguel Fleta, y de formaciones como la OSMO y la Orquesta Reino de Aragón, cumple sus bodas de plata con su inseparable trompeta, que le ha acompañado por las mejores salas de medio mundo.

Porque las joyas a veces son un don, una persona… Sergio Guarné.


Como la gran mayoría de talentos musicales que han nacido en Monzón, te inicias de la mano de “la Lira” y el Conservatorio Profesional de Música Miguel Fleta . ¿Qué suponía la música para el Sergio de aquel entonces?
Creo que como para cualquier niño, la música significaba simplemente alegría. Guardo grandes recuerdos de mis inicios, y siempre tengo un especial agradecimiento para las personas que me ayudaron a formarme musical y humanamente. La música se acercó a mi vida gracias a mis hermanos, que siempre han sido un espejo para mi, por su sacrificio, esfuerzo y honradez.

¿Un consejo que le hubieras dado hoy en día, como músico profesional, al chaval?
"El tiempo que no aprovechas hoy, no se recupera mañana, se pierde".

En esa época no imaginabas, ni por asomo, que un día llegarías a ser el director del centro en el que te estabas formando. Tú que la has vivido de cerca y en ambas facetas, ¿cuál ha sido la evolución del Conservatorio durante estos años? 
Desde luego que nunca imaginé dirigir este magnífico centro, pero tampoco participar en escenarios por todo el mundo. Me pagan por algo que me apasiona, y eso, es un privilegio. Estar al frente del "Miguel Fleta" es eventual, pero desarrollar desde el 2006 ese cargo es un honor.

La perspectiva evolutiva ha sido muy positiva en todos los aspectos (comunidad educativa, infraestructuras, normativas…). Desde mi punto de vista es muy gratificante ver como mi población, gracias a la ayuda de todos los colectivos, tiene un centro musical de referencia a nivel nacional, siendo en la actualidad el 3º con más alumnado y especialidades impartidas de la región.

Creo que en la actualidad, a los niños les ocurre lo mismo que me ocurría a mí, que no era realmente consciente de la oportunidad que se nos abría teniendo un centro educativo de esta talla. Una enseñanza reglada prácticamente gratuita que aporta valores humanos y artísticos para toda una vida.


¿Alguna asignatura pendiente?
Desde luego, todos tenemos cosas que mejorar. En mi caso a mi me encantaba tocar la trompeta pero las teóricas y yo "no nos llevábamos del todo bien". Fui bastante inmaduro y eso me trajo problemas durante una época de mi vida con los estudios, sin embargo conseguí reconducir mi trayectoria gracias al esfuerzo de mi familia. Hoy en día intento no juzgar a los niños/as cuando tienen una mala época porque todos sufrimos altibajos a lo largo de nuestra vida.

Respecto al centro, hemos crecido y aprendido cada día, y nuestra asignatura para el futuro es seguir mejorando utilizando la receta perfecta de ambición, cariño y esfuerzo.

El año pasado sufriste un gravísimo accidente en la carretera, del que todavía hoy te estás recuperando, ¿ha sido la música parte de tu terapia? 
Siempre digo que "el escenario es el cielo de los músicos". La música es parte de mi, en los buenos y malos momentos. Desde luego que me ha ayudado durante esta última etapa.

Como curiosidad os puedo contar que mientras estaba en la UCI tarareaba de una forma inconsciente mucho una pieza, la misma que utilizó mi subconsciente en el momento que esperaba la ambulancia después del impacto, el 2º movimiento de la 5ª Sinfonía de Tchaikovsky. Es un extracto orquestal único, cargado de emotividad, y es difícil de creer pero sigo pensando que la música me tranquilizó, me arropó y me protegió. En la actualidad, y después de seis pasos por el quirófano, muchas horas de sacrificio y dolor, puedo decir que la música me hace ser más feliz.

¿Los valores y conocimientos que adquieres a través de ella, son pues aplicables a otros ámbitos de la vida?
Por supuesto, sensibilidad, sacrificio, humildad y constancia son aspectos necesarios para el día a día. Dedicarte de una forma profesional a la música te ayuda a profundizar más en estos aspectos, pero en mi opinión la sensibilidad que se llega a desarrollar, es distinta a cualquier otra profesión. Las emociones, los sentimientos, las sensaciones no las puedo explicar.

Tu versatilidad te ha permitido desempeñar distintas funciones dentro de la orquesta a lo largo de toda tu trayectoria, pero si te damos a elegir entre el papel de solista o de director de orquesta, ¿con cual te quedas? 
Yo soy trompetista, y mi relación con la dirección es, por el momento, puntual. La experiencia desde el atril me ha ayudado a conocer la orquesta desde otro punto de vista, sin embargo le tengo gran admiración y muchísimo respeto.

En los últimos años, he participado en multitud de conciertos en las mejores salas de nuestro país y he recorrido multitud de países y festivales con mi trompeta debajo del brazo. Por todo ello, en estos momentos me quedo con la trompeta, aunque seguiré dirigiendo proyectos que considere interesantes.

¿Es tan difícil aprender a tocar la trompeta como podemos llegar a pensar, o se trata de un falso mito?
Es muy difícil tocar la trompeta como lo hacen los grandes intérpretes de la historia, pero para tocar a un nivel alto yo creo que es un mito. Si yo he podido, cualquiera puede. Eso sí, hay que esforzarse, ponerle ilusión y estudiar mucho. Este año, cumplo las bodas de plata junto a mi trompeta, ya que, aun considerándome joven, llevamos 25 años unidos. Hay que ser paciente y los resultados llegan.

Sobre esta tesis es curioso saber que Oscar Wilde dice "Lo que no te dé la naturaleza, no se puede aprender". Según Vargas Llosa: "el talento es una disciplina tenaz y una larga paciencia”, y según reconocidos investigadores y neurólogos, el éxito depende del trabajo y de la mielina, una cadena de fibras nerviosas que transmiten pequeños impulsos eléctricos.

¿Qué cualidades valoras en alumno?
Lo más importante es que sea buena persona. Es muy gratificante que un alumno toque muy bien la trompeta, pero lo es más tener amistad con él para siempre. El paso de los años me ha constatado que tengo alumnos que ahora son amigos, y eso es un privilegio. Curiosamente, los alumnos con los que tienes más relación afectiva suelen ser los más responsables, sacrificados, etc.

Y, ¿de qué suelen pecar?
Y, ¿quién no peca?. A mi me gustaría que mis alumnos estudiaran mucho, que fueran muy responsables, y que fueran fantásticos en todos sus ámbitos pero las personas somos como somos, y yo no soy quien para juzgar a nadie.


Sabemos que siempre tienes varios proyectos entre manos, ¿podemos conocer cual es el que te inquieta últimamente?
Dirijo la Orquesta Reino de Aragón, es un proyecto muy ambicioso que ha unido a más de 50 profesionales en la región, y que tiene importantes metas que conseguir. Nuestra región carece de formaciones orquestales sinfónicas y tenemos el objetivo de acercar la mejor música a cualquier rincón de nuestra geografía. Animo a la gente que nos conozca en youtube, en nuestra web y que participe en nuestras producciones porque van a disfrutar muchísimo.

Del mismo modo, la OSMO tiene que seguir evolucionando. Con mi quinteto Pirena Brass también tenemos planes de futuro y la prestigiosa firma Schagerl me eligió como Artista en España y tenemos un importante trabajo que desarrollar.

¿El mejor momento que te ha hecho vivir la música?
Lo más justo es nombrar tres fechas muy destacadas en mi carrera profesional. La primera se produjo cuando tenía 14 años, era el más joven de la Banda Sinfónica de Aragón e hicimos el estreno de la formación en la Sala Mozart del Auditorio de Zaragoza interpretando la Marcha Eslava de P.I. Tchaikovsky. Todavía recuerdo mi piel temblando cuando salí al escenario.

El segundo fue la increíble interpretación de la Orquesta Sinfónica de Monzón de la Sinfonía Nº 2 de Brahms. Es un proyecto único en la región y en él he invertido mi total dedicación y esfuerzo durante los últimos años.

El último se produjo en julio de 2011 en el Festival WASBE de Taiwán. Hicimos una gira por China con el grupo de metales Co&Brass y en la ciudad de Chia-Yi tuvimos un éxito de público increíble, cerca de 4.000 personas corearon nuestros nombres, chillaron con total pasión y nos arroparon como si fuéramos unas estrellas de rock, fue muy divertido.


¿Qué banda sonora pondrías a estas navidades? 
La Banda sonora del Concierto de Año Nuevo, en Viena, en la prestigiosa sala Musikverein, con la Filarmónica de Viena, interpretando exquisita música. Para mi es perfecta. Además tengo una relación especial con esa ciudad, ya que mi maestro Rudi Korp es austríaco.

¿Un deseo confesable para el año nuevo?
Volver a mi vida anterior al accidente, pero recordando cada día el aprendizaje de esta etapa tan dura, y a la vez tan interesante, que he vivido en los últimos tiempos. Comparto una reflexión con vosotros: la música es increíble, pero nada es tan importante salvo las personas que te quieren. La Navidad es un periodo para eso, para querer, para ayudar y para reflexionar.

Muchas gracias por la oportunidad de escribir estas líneas, ¡os deseo una Feliz Navidad y un Año 2013 cargado de salud y amor!.

Gracias a ti, Sergio. ¡Lo mejor para el 2013!.

Nos despedimos escuchando la pieza "Elegia", concierto de Eric Ewazen para trompeta, interpretada por Sergio y su hermana Pilar (piano).





No hay comentarios:

Publicar un comentario